Un mundo desconocido para muchos

Seguramente estáis hartos de viajar por carreteras españolas y cruzaros con un montón de camiones a los que intentáis hacer la puñeta, seguramente entre uno de esos va mi marido intentando buscarse la vida como puede y siempre tirado en la carretera, para que cuatro graciosos pienses que van por gusto como ellos o de vacaciones. Son los llamados los dueños de la carretera y la verdad que les viene al pelo, ya que son los que viven constantemente en ella, todos los demás regresan a sus casas mientras ellos continúan sin saber cuándo volverán. Es muy triste sobre todo cuando ves las noticias y te demuestran que cruzando otro país su viaje a sido en balde ya que los han parado y les han tirado el vino que llevaban acusándolos encima de desleal competencia, ya que dicen que lo venden mucho más barato y claro no los dejan continuar y deben venirse con el rabo entre las piernas sin poder haber entregado la mercancía.

Es triste o no es triste, la verdad que cuando lo ves desde fuera casi que te da igual pero cuando realmente lo vives en primera persona el sufrimiento es clara y real. Pues no solo a ellos les pasa eso sino a muchos más compañeros que no salen en las noticias y que deben pasar por ello de la misma manera, ahora vuélvete a España con un servicio que no has entregado, siendo autónomo y viendo si la empresa ahora se hace responsable. Mientras tanto a rezar porque los maleantes que te han tirado la mercancía no le hayan hecho nada al camión y no tengas que estar visitando la web de desguacescasquero.com para solicitar la pieza que te hayan podido romper, como suelen decir en la cárcel y con miedo.

Sin duda hablo de un mundo desconocido para muchos que solo ven en los camiones un estorbo general en las carreteras sin darse cuenta que detrás de cada camión hay una historia latente, siempre la de un padre de familia que tiene las mismas ganas de llegar a casa que tu. Si nos solidarizáramos un poquito con ellos todos los conductores sin duda la conducción por las carreteras sería mucho más amena y nosotros no los molestaríamos a ellos y seguro que ellos a nosotros tampoco, tan solo es cuestión de poner un poco cada uno de su parte, ¿te animas?