Arriba o abajo con el todoterreno

Tener un todoterreno nos permite andar por doquier, a lugares en donde un vehículo convencional no es capaz de llegar. Eso nos da una libertad muy valiosa para conocer y disfrutar de la multitud de rincones que nos ofrece nuestro país. Y por qué no, hasta salir de nuestras fronteras y explorar nuevos horizontes. Experiencias que nutren el alma, por cada vivencia que nos dejan los pueblos que visitemos.

Esto y mucho más nos conceden los vehículos 4x4, aptos para atravesar ríos, montañas, senderos agrestes, lodosos, empinados, rocosos, o cualquier otro relieve que pueda parecer un obstáculo para llegar a la meta, pero que, a bordo de nuestros increíbles todoterreno, solo se convierten en un reto más para hacer la experiencia muy entretenida, que nos eleva la adrenalina al mil por ciento.

Compartir con amigos, familiares, el amor de nuestra vida, incluso desconocidos pero que comparten la misma afinidad, es parte de esas oportunidades que nos ofrece tener un vehículo de semejante categoría. Ni hablar de las amistades que vamos cosechando en cada poblado, prestos a recibirnos tantas veces lo deseemos, es como ir multiplicando la familia de tanta gente hermosa que hay repartida por doquier.

Una veces arriba, otras veces abajo

Conducir un 4x4, como hemos visto, nos otorga tantas cosas positivas, no obstante, hemos de tener reciprocidad con esos nobles vehículos, y esto se hace con un cuidado esmerado y constante. No dejes que las fallas se vayan acumulando, a tal punto que una avería propicie otra, complicando el problema, con lo que corras el riesgo de perder tan extraordinario bien patrimonial.

En definitiva es una propiedad que amerita atención. Llevar a cabo los diversos mantenimientos preventivos que recomiendan los fabricantes, o los consejos que nos dan los mecánicos. Esas indicaciones no siempre se cumplen, y después nos sale mucho más caro, que haber tenido la sensatez que actuar oportunamente.

Antes y después de esas maravillosas aventuras hay que solicitar una revisión exhaustiva. Antes, para minimizar cualquier riesgo o inconveniente durante el trayecto del viaje, cosas que pueden empañar los planes. Después, para resolver con prontitud los daños ocasionados por las irregularidades del camino o por desgaste natural.

En función de lo anterior, nunca está demás investigar en los desguaces todoterreno, en donde es factible comprar todo lo necesario a bajo coste y de una manera muy sencilla, para que no haya ninguna excusa de invertir en el buen mantenimiento del 4x4.