Ahorrar para disfrutar

Con la llegada de las vacaciones todos intentamos ahorrar al máximo para poder contar con algo más de dinero para disfrutar más si cabe la temporada estival, es por esto que las familias aplazan los gastos que  no consideran indispensables para poder contar con ese extra.

Las reparaciones de los electrodomésticos y las de las casas suelen pasar a un segundo plano cuando hay que elegir entre salir de vacaciones y arreglar o sustituir el microondas. También suele pasar que si hay que hacer algún arreglillo en el coche recurren a los desguaces como a desguacesmelli para comprar las piezas y os repuestos necesarios, siempre y cuando esté garantizado el buen funcionamiento del vehículo.

Y es que como norma general nos gusta mucho disfrutar de las vacaciones, sobre todo después de un año de trabajo intenso en el que el estrés y el esfuerzo han quedado patentes. Los niños por supuestos después de un curso muy intenso se merecen un buen descanso y si es pasando unos días a orillas de un mar fresquito y disfrutando de los helados y de os juegos de cualquier hotel en una zona de costa, pues mejor que mejor. La verdad es que a todos nos hacen falta las vacaciones diga lo que diga la presidenta de la comunidad de Madrid, que comenta que a ella no le hace falta salir de vacaciones porque disfruta mucho de su trabajo. Señores, a mi me encanta mi trabajo, más sin embargo me encanta y además me apetece bastante salir con mi familia a pasar unos días desconectando de todo lo de siempre, salir a la calle y ver cosas distintas, a personas que no conoces, comer cosas y distintas y descansar, sobre todo descansar del estrés que supone trabajar en una gran ciudad.

Creo que todos estarán de acuerdo conmigo en que las vacaciones son muy necesarias, son un derecho de los trabajadores y son fundamentales para el buen rendimiento de las personas, un cambio de aires que seguro que a nadie le viene mal. Salir de vacaciones y poder disfrutar más tiempo de las familias a las que por cuestiones de trabajo vemos poco a diario, disfrutar de los niños, pasar unos días todos juntos sin hacer nada, solo divirtiéndonos y pasándolo bien, disfrutando de comidas y paseos por el paseo marítimo, tardes de piscina y de risas con los más pequeños que en definitiva son los que más las disfrutan.